He vendido a mi princesa.

Una BMW R 45 fabricada en Alemania en diciembre de 1978 y matriculada en Girona, España en mayo de 1979.

La motocicleta, la he vendido. Y no puedes imaginar lo mucho que me duele.

Puse unos anuncios hace tiempo y viendo que llamaba mucha gente para curiosear, decidí subirla de precio. Luego siguieron llamando pero menos, ofreciéndome cambios, etc., así que decidí subir otra vez el precio de la motocicleta.

Todo esto fue antes del verano y ya ni pensaba que se vendería, de hecho tenía planeado pavonar una pieza y pedir presupuesto definitivo para reparar el asiento, vamos que el proyecto moto seguía adelante.

De un día para otro me telefoneó una persona interesada en la moto, la vio y le gusto, todo en tres días, así que me he visto más que sorprendido por los acontecimientos.

No quiero hacer balance, pero no puedo evitar pensar en el dolor del alma, el nudo que se me hace en la garganta cuando pienso que no voy a subir más en ella, que no la voy a ver en el garaje antes de subir a casa… ha sido una experiencia muy intensa como objeto (la moto-máquina) y como elemento estético (la moto-modelo).

He llorado, y no me avergüenzo al reconocerlo, con más intensidad de la que yo mismo me esperaba pero ha sido un paso necesario. No puedo tener dos motos, montar dos motos ya que ni tengo dinero suficiente ni sitio para tenerlas. Busco una motocicleta de mayor cilindrada aunque también clásica, una BMW R 100 R.

El blog va a quedar tal cual ya que es un capítulo cerrado, pero sólo hasa que pueda decir: tengo otra moto.

Ha sido desde el mauyo del 2007 hasta hoy un periodo muy satisfactorio ya que me ha dotado de fuerza, de carácter y me ha permitido viajar, contactar con gente maravillosa, momentos introspectivos en los que realmente he estado conmigo mismo… muchas, muchas cuestiones que no podría explicar en cuatro líneas.

Es momento de concluir pero no se como, no quiero parecer ridículo… quizá con un simple adiós sea suficiente pero al mismo tiempo demasiado exíguo para todo lo que llevo dentro. Quizá hasta siempre Pirncesorra.

Anuncios

3 Responses to “He vendido a mi princesa.”


  1. 1 Ángel 9 abril 2012 en 13:10

    ¿Subirla 2 veces de precio y encima decirlo orgulloso? ¿Es eso ser un tío de palabra?…..vaya golfo!!! Con gitanos así, vamos dados!

    • 2 esbama 9 abril 2012 en 16:07

      En absoluto me siento insultado y menos si se me compara con un gitano… vaya…

      Con relación a lo de golfo… más quisiera yo, tener un poquito de golfería.

      El precio de las cosas las acaba poniendo quien las compra, quien las desea tanto como para justificar su valor económico.

      Recuerda que existen las cosas valiosas y a parte las caras. ¿Pagaría yo por no tener que leer las tonterías y necedades que de tanto en tanto surgen de algún “rayado”? Te aseguro que aveces daría mi salario de un mes por poder tener un mando a distancia para cambiar de canal a más de uno como tú…

      No obstante, no acabo de entender el comentario, y desde luego no entiendo que intentes tan desaforadamente se dañino, desde luego no voy a sustraerme a esto, no mantengo un Blog para tales idioteces.

      Un saludo y suerte en la vida.

  2. 3 Victor 15 abril 2015 en 13:52

    Estupenda respuesta esbama, siempre hay necios que dicen saber…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




esbama

Logo de esbama


A %d blogueros les gusta esto: